6 acciones cotidianas que dañan el medio ambiente

En muchas ocasiones cuando se habla de contaminación, en lo primero que pensamos es en las acciones de las fábricas y las empresas. Es verdad, sí influyen en el daño ambiental, pero ellos no lo ocasionan todo; cada uno de nosotros genera contaminación y efectos negativos en el medio. Aquí te dejo algunas actividades de ese tipo, para que reflexiones y cambies tus hábitos:

1. Uso del agua en la higiene personal. Las actividades que realizamos por “automático” son las que incluyen la higiene personal y no nos fijamos en las cantidades de agua que desperdiciamos con ellas. Recuerda cerrar la llave del agua mientras te cepillas los dientes y te enjabonas las manos; además puedes recolectar el agua fría de la regadera. Si está en tus posibilidades, adquiere inodoros ahorradores de agua.

2. Dejar computadora encendida. Además de dañar las baterías de las lap tops y disminuir la eficiencia de las computadoras de escritorio, al estar encendidos estos aparatos, consumen energía eléctrica y generan dióxido de carbono. Si no vas a usar la computadora por un tiempo determinado, déjala en modo de suspensión, así el consumo de energía será menor. Lo más recomendable es que la apagues por completo.

3. Cambiar el celular. Al estar cambiando de celular se genera una gran cantidad de chatarra electrónica. Cuando vayas a adquirir un móvil, compara tus necesidades con lo que el aparato te pueda ofrecer. En casos extremos en que necesites cambiar el aparato, recuerda que puedes depositar los que ya no ocupes en contenedores especiales. Nunca los tires a la basura.

4. Dejar conectados aparatos y cargadores. También se consume energía eléctrica y generan dióxido de carbono. Puedes ayudar a tu bolsillo y al medio ambiente desconectando los aparatos después de utilizarlos. Recuerda hacer esto cuando salgas de viaje, pues también evitas daños por descargas eléctricas de alto voltaje.

5. Consumir productos con envolturas plásticas. Tal vez esto sea un poco difícil, pero con pequeñas acciones que realices será suficiente. Por ejemplo, no compres botellas de agua cada vez que sientas sed. Lo mejor es cargar con una botella especial para que la rellenes de agua las veces que sean necesarias; si vas de compras recicla las bolsas para evitar desperdiciarlas; si compras comida para llevar, de ser posible lleva tu propio recipiente.

6. Transporte. Si tienes automóvil propio, maneja tranquilamente. Evita dar acelerones o frenar con brusquedad, pues se gasta más gasolina y genera gases invernadero. Aprovecha las bajadas naturales y antes de parar deja que el auto se mueva por inercia para que no presiones el freno. Comparte el auto con personas que tengan destinos similares a los tuyos.

Tags: